T-MEC. Gran triunfo para México

*Al tener enfrente a un presidente infausto como Donald Trump, una Cámara de Representantes mayoritariamente Demócrata y un Senado eminentemente republicano, en pugna y enfrentados entre sí por el juicio a su presidente, fue finalmente un Acuerdo Comercial benéfico para el país

Rogelio ROY OCOTLA

 

 

Desde las negociaciones que llevaron a cabo –para sacar adelante el Acuerdo Comercial entre México, Estados Unidos y Canadá–, hace dos años y medio, en el que participaron brillantemente el entonces secretario de Economía, Ildefonso Guajardo, junto con lo organismos cúpula en el cuarto de junto de nuestro sector automotriz, AMIA, con Eduardo Javier Solís Sánchez; ANPACT, con Miguel Heberto Elizalde Lizárraga; INA, con Óscar Raúl Albín Santos, y AMDA, con Guillermo Prieto Treviño, hubo tiempos de incertidumbre, de dudas, de amenazas y de alza de impuestos al acero y al aluminio de parte de un presidente infausto de los Estados Unidos, Donald Trump, que nunca ha dudado en perjudicar a un tercer país, en su tortuoso camino a la reelección que le darías su permanencia otros 4 año en la Cama Blanca.

Fueron, sin duda, más de 30 meses de pláticas, de amenazas con cancelaciones, bufonadas y dislates, que estoicamente tuvieron que soportar y lidiar y trabajar con ellos, el equipo mexicano negociador.

Fue, y lo declaré en su momento, una postura patriótica, calificada, conocedora, dominadora del tema, por parte el equipo mexicano, que ya contaba con una vasta experiencia, al tener muchos integrantes de éste, una destacada y vigorosa participación  en la negociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, el TLCAN, hace más de 25 años.

Cierto. El agregado de las leyes laborales, la discusión sobre los 5 inspectores norteamericanos en armadoras establecidas en México, que el gobierno mexicano no dejará pasar.

ElT-MEC, finalmente aprobado en la Cámara de Representantes de la Unión Americana y que en enero también, sin duda, darán luz verde los senadores republicanos, dejará listo el Acuerdo para que entre en vigor, cuando Canadá haga lo propio.

El T-MEC, con las negociaciones adicionales cuyos textos fuera dados ya a conocer, y donde el tema del aluminio queda con estaba, pero el acero cambiará en 7 años, para que el famosos planchado del acero sea en la región y ya no como actualmente sucede en otros países de América del Sur o de Asia y Europa. Y lo que seguramente será un reto para la industria acelera mexicana, que deberá hacer cuantiosas inversiones, ya que el planchado futuro deberá de ser de Canadá, Estados Unidos o México.

El Consejo Coordinador Empresarial, CCE, que dirige Carlos Salazar, y la CONCAMIN, que encabeza Francisco Cervantes, está viendo los aspectos labores y fijando las adecuaciones que se tendrán que hacer en toda la industria, incluyendo al sector automotriz.

Sobre el aspecto de los paneles de controversia, es de recordarse que el pasado TLCAN no tenía forma de sancionar a los países o empresas que no cumplieran con la reglamentación respectiva. Y ahora sí va a haber dientes, a través de esos famosos inspectores o agregados comerciales con sede en la Embajada de Estados Unidos en México. Y así el artículo 20 del T-MEC podrá ser mejor utilizado y no solo por Estados Unido, son también por Canadá o México.

Cierto. El 2020 será un año de retos para recuperar el mercado interno, que lleva 31 meses consecutivos de caídas en las ventas domésticas, hasta sumar este año tan solo una baja de 8 puntos porcentuales sobre el 2018. No es tan alarmante, si vemos que en Argentina hay descensos del 40%, en Europa del 20% y en los propios Estados Unidos, del 2%.

En México necesitamos de un disparador, tales como incentivos a las ventas de autos nuevos, más financiamiento, el que las personas físicas sean incorporadas al tema de la deducibilidad de sus gastos en autos nuevos y que la cantidad que actualmente se otorga, que es de 175 mil pesos, sea actualizada en al menos los 300 mil pesos, y esas medidas detonarían la recuperación del mercado interno.

El T-MEC es un tema de certidumbre. Y la prueba es que cuando se firmó el Acuerdo, hubo una disminución en el costo del dólar.Y con esta certidumbre, en el futuro del Acuerdo con la nación más poderosa del mundo y el mercado más grande del planeta, pues fluyen las inversiones  éstas traen aparejado el empleo, y este empleo bien remunerado, trae consigo la compra de bienes duraderos, casas, aparatos electrodomésticos, automóviles nuevos.

Y cierto, ya se informó por la AMIA, que este  2020 no alcanzaremos la icónica cifra de los 5 millones de autos cero kilómetros producidos en México.Y esto no debido a la caída del mercado interno –que sí influye pero solo colaterlmente–, sino a la caída de los mercados mundiales, y a la disminución de la demanda en Estados Unidos, que cae también en su producción 2%, y es el principal cliente de México, pero esto se hará en cualquier momento, ya que no debemos olvidar que hay nuevos jugadores en el mercado azteca, tales como Toyota, Infiniti, Mercedes-Benz, BMW, que por ahora su producción está en la curva de arranque pero que para el año entrante ya estarán en plena producción. Y aún así de cada 100 autos que se venden en el país del norte, 16 son exportados de México hacia aquélla nación.Y cierto, la exportación a EUA cayó -2% este 2019, pero paradójicamente en valor estamos creciendo, ya que anteriormente enviábamos autos de menor costo, como subcompactos y compactos, y hoy estamos enviando vehículos de mayor valor como la SUVs y las pickups, que representan mayor valor agregado. Y esto dá precisamente que el superávit automotriz sea este año sobre los 88 mil mdd, que comparados con los 82 mil mdd del año pasado, nos da un avance de 6 puntos porcentuales.

En autopartes, el valor de la producción llegó este año a los 100 mil mdd, de los cuales sobre 60 mil mdd, se enviaron a Estados Unidos, y somos el 5o. productor de autopartes a nivel mundial.

El T-MEC trajo certidumbre al país. Y fue una extraordinaria negociación de los representantes mexicanos, tanto del gobierno federal como de la iniciativa privada.

Ahí están, la defensa patriótica que hicieron para lograr este acuerdo, Ildefonso Guajardo, entonces secretario e Economía; Jesús Seade Kuri, subsecretario para América del Norte de la Secretaría de Relaciones Exteriores. El propio canciller, Marcelo Ebrard Causábon, acompañados magistralmente en el cuarto de junto por los representantes del sector automotor, de la AMIA, la ANPACT, la INA y la AMDA.

Sin duda la firma del T-MEC es un gran triunfo para México. Y ello nos permitirá iniciar el 2020 con fuerza, inversión, certidumbre y más empleo, para superar los difíciles retos de México y el mundo.

Léa también

Megamarcha de mujeres mexicanas en defensa de sus derechos

México Automotriz presente, apoyando la justicia para la mujer mexicana *Este domingo 8 de Marzo …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *