AMDA. Reporta cifras nefastas en ligeros y pesados

42,028 vehículos vendidos durante el mes de mayo

*Contando el mes de mayo, se suman ya 36 meses consecutivos con resultados negativos, exceptuando los meses de enero del 2019 y febrero del 2020, los cuales se reportaron como meses con números positivos en la venta de vehículos 

Karen LIÉVANO OROPEZA/Reportera

Tras exponerse las gráficas y datos reflejados en el sector automotriz, Guillermo Rosales, director general adjunto de la Asociación Mexicana de Distribuidores Automotores (AMDA) expuso mediante gráficas y cifras, un análisis de las ventas reportadas en vehículos ligeros y pesados, por lo cual, comentó que la disminución de ventas, se reflejó en un 59% cifra menor a la estimación, esto a consecuencia del cierre de piso de ventas, dejando las actividades de comercialización, únicamente por medios a distancia y digitales, (redes sociales, seguimiento por comunicación telefónica, ventas online), en los distribuidores automotrices. 

Así, se puede observar que el porcentaje de caída de ventas, fue mucho menor a la estimación que se tuvo del 80%. Dicha estimación para el mes de mayo, fue planteada por la llegada de la pandemia por el virus COVID-19 a México, la cual tendría su aparición antes en países como:  China, Estados Unidos y España, Gran Bretaña, Suecia, Italia y Francia en Europa. 

A raíz de esto, el 31 de marzo, se obligó a la suspensión de labores en nuestro país, acordando una pausa hasta el 30 de abril. Esto llevó a la no comercialización de vehículos, debido al cierre de actividades en la industria automotriz, sin embargo, se consideró una suspensión de labores más larga en esta industria, con duración de dos meses, abril y mayo, meses en los que se verían afectadas las ventas de vehículos de transporte. 

Con el antecedente de la disminución del 70% en ventas y producción, en países como España, Italia y China, se estimó en México, un índice de ventas por medios digitales y a distancia, de que se han obtenido resultados favorables en el ámbito financiero, en empresas distribuidoras de vehículos, en comparación a las estimaciones que se tomaron en cuenta, bajo las circunstancias que se viven actualmente por la suspensión de actividades. 

Durante el mes de marzo, en un periodo en el cual, aún sin declararse formalmente el cierre de pisos de venta, en distribuidores automotrices,  muchos clientes tomaban ya sus precauciones, aislándose y aplazando el costeo de vehículos, por lo tanto, se tuvo una caída del 25% en dicho mes. Mientras que en abril, se registró una caída del 64.5% y durante mayo una del 59%. Estas cifras, arrojan un impacto fuerte en el periodo de enero a mayo, con una caída del 30% en comparación al mismo periodo del año pasado. 

Rosales, expuso también cifras de vehículos sin comercializar, siendo así un total de 160,140 unidades, números comparados al total de 2019. Mayo, logra una leve mejora, con un resultado de 42,028 unidades vendidas, teniendo un aumento del 20% comparado al mes de abril. Durante el mes pasado, se ha mantenido la venta de flotillas, lo cual, ayudó a la mejora de dichas cifras. Este aumento, fue gracias a un proceso de adaptación, que desarrollaron ejecutivos de ventas por medio de aplicaciones operativas, enfoque de comercialización en redes sociales, atención a clientes por canales digitales, entre otras estrategias; aprovechando al máximo la tecnología y ayudando a la modificación del habitual consumo de los clientes. 

Contando el mes de mayo, se suman ya, 36 meses consecutivos teniendo resultados negativos, exceptuando los meses de enero del 2019 y febrero del año en curso, los cuales, se reportaron como meses con números positivos en la venta de vehículos. 

 

En 2020, se observa una significativa disminución del número de ventas de vehículos, que no se veía desde la crisis mundial financiera en 2009.

 

Si bien, es una etapa complicada de administrar, la meta es notar un crecimiento como el de 2016, año registrado con un récord en mayor número de ventas. La participación del Gobierno Federal y Estatal, es de suma importancia para el sector automotriz, ya que al reconsiderar la conducción económica en el proceso de reactivar las fuentes de economía, las cifras de ventas aumentarían. Por lo tanto, asociaciones mexicanas automotrices en conjunto, pidieron la autorización para que las ventas en distribuidoras se activen, esto, con las debidas medidas de seguridad y protocolos sanitarios debidos, con la finalidad de proteger la salud de los trabajadores en agencias distribuidoras, así como a sus clientes.  

Hasta el momento, no se ha obtenido respuesta alguna, ya que, según la Secretaría de Salud, el pasado 14 de mayo, se decretó la inclusión de la producción y comercialización del equipo de transporte, como actividad esencial para el desarrollo de la economía. En algunas entidades, se logró retomar actividades de distribución de autopartes y ensamble de vehículos ligeros y pesados, por ello, parte integral, es que las empresas de esta industria abran su piso de atención a clientes, para vehículos que salen de las líneas de ensamble. Jalisco, Aguascalientes, San Luis Potosí, Yucatán, Michoacán (a excepción de Lázaro Cárdenas, por alto riego de COVID-19) ya inician operaciones. 

Dejar la decisión de reanudar actividades, en manos de cada entidad, complica el proceso del desarrollo económico en la industria automotriz, ya que, es bajo criterio el regreso de las mismas. Los estados que mantienen mayor concentración de número de ventas, permanecen cerrados, tal es el caso de CDMX, Estado de México, Puebla y Veracruz, ya que la reapertura de éstos, aún no se encuentra autorizada. 

El año corre con 1,150,772 unidades vendidas, cifra que se acerca a los niveles de expectativa durante el 2020. Sin embargo, se estima que los niveles de inversión fija bruta, cayeron significativamente, esto previo a la suspensión de actividades por el virus COVID-19, por lo tanto, hubo una caída del 11.1% respecto al año pasado, así, en medida que incrementa la desconfianza y disminuye la inversión, se crean menos empleos, y con esto, existen menos posibilidades de adquirir bienes de consumo donde están los autos nuevos,  y la perspectiva del mercado se deteriora. 

Para obtener estimaciones, de los niveles de ventas de vehículos durante junio y el resto del año, se desarrollaron dos escenarios, con la ayuda de los indicadores de confianza; para el primero, es necesario conocer la recurrencia en el comportamiento de recuperación, que se concentra en el impacto negativo de la economía mexicana, durante el segundo trimestre del año. Se espera que en junio, se obtengan ventas de 61,186 unidades, con una caída del 43% respecto a junio del 2019. 

Mientras el siguiente escenario, gira en torno a la curva de estancamiento, que se esperaría durante el segundo semestre, con ventas de poco más de 44,000 unidades durante junio, mostrando una disminución del -59% en comparación al 2019. Para el total del año, se pudiera tener una caída del -30% esto, si se reflejara una rápida recuperación económica. La expectativa de ventas de vehículos es de 921,000 unidades, en caso de haber estancamiento post-contingencia y una estimación de caída del -47% con ventas de 700,000 unidades en un escenario más pesimista.. 

Léa también

FREIGHTLINER. FORTALECE LA OPERACIÓN DE TRANSPORTES ELOLA Y ENTREGA 20 UNIDADES DE NUEVO CASCADIA

La entrega de las unidades se celebró en Zapata, Querétaro *”Para Freightliner es un orgullo …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *