Mala atención en la distribuidora Volkswagen en Tepepan, Motores Alemanes de Tlalpan

Compra de Jetta 2018 se vuelve una odisea

*Lectores informan del mal servicio en la agencia Motores Alemanes de Tepepan 

*Aunque le han dado alrededor de cuatro veces servicio al automóvil,  sigue presentando las mismas fallas 

Lilian BECERRA

Siguen las anomalías en las distribuidoras de Volkswagen, ahora en Coapa. Después de comprar su auto nuevo, un Jetta 2018, María Cristina Hernández Castillo y su esposo Carlos Francisco Saldaña Reyes, acordaron con la agencia Motores Alemanes de Tlalpan, que se los entregarían el 13 de octubre del 2018.

Un día antes de la fecha acordada, la asesora de ventas Ivonne Velázquez les llamó para avisarles que la entrega del vehículo sería hasta el 17, ya que lo estaban preparando. Lo cual les generó cierta desconfianza, pues se habían enterado que el auto tenía ciertas fallas ya que no prendía por alguna cuestión la batería, algo bastante extraño, pues era nuevo. Así que, Cristina y su esposo le solicitaron a la asesora fotografías del auto para ver en qué condiciones se encontraba. Al enviárselas, les informaron que le habían cambiado la batería, porque no encendía.

Por fin, les entregaron el auto. Lo recibieron con algunas ramas en el cofre, a lo que no le dieron tanta importancia, pues ya lo tenían en sus manos, era lo que deseaban y supusieron que lo habían lavado rápido, por lo mismo, no les dio tiempo de limpiarlo minuciosamente.

Cristina y su esposo decidieron ponerle rines al auto, así que lo llevaron el sábado siguiente. Y, otra sorpresa, se enteraron que le faltaba un birlo a cada llanta. Además, se percataron que los frenos tronaban mucho, por lo que el 24 de octubre de 2018 volvieron a contactar a la asesora de ventas.

Conforme los días pasaban, la pintura del auto cambiaba de aspecto. El 11 de noviembre se le cayó por completo la cera, entonces se podía ver las condiciones reales de la pintura: estaba manchado y goteado como si tuviera manchas de aceite. Nuevamente, contactaron a la asesora, para resolver dicha situación.

Fue hasta el 3 de diciembre que le dieron servicio al carro, mientras tanto la agencia les proporcionó un vehículo para que pudieran desplazarse. Una semana después les entregaron el auto, los resultados del servicio no fueron tan buenos como lo que se esperaba. Por lo que, la agencia optó por hacerle un tratamiento especial al vehículo el 10 de diciembre. Se suponía que con ese tratamiento el auto quedaría impecable, aunque no fue así y la agencia sugirió repintarlo, ya que así –adujeron– se solucionaría el problema.

A lo que Cristina y su esposo se opusieron, pues con eso el automóvil se devaluaría aún más. De por sí, desde el momento en que sale de la agencia empieza a perder valor, al estar repintado, mucho más.

Con la intención de manifestar su postura, Cristina le envío un mail a Lourdes Aguilar, la gerente general de la agencia, quien le insistió que la opción era repintarlo y les explicó que antes de tomar una decisión como devolver el auto o cambiarlo, ellos deben agotar todas las instancias para solucionar cualquier problema que se presente con los automóviles.

Teniendo en cuenta su comentario, Cristina le escribió a Adriana Quiroz, la gerente de servicio para resolver el problema de los frenos, pues a pesar del poco tiempo que tienen con el automóvil, los frenos han chillado desde el inicio y además, producen un silbido a los 10 km por hora. También, la agencia les ha dado servicio y según lo han arreglado, pero los frenos siguen igual.

Ante ambas problemáticas, Cristina y su esposo han intentado mediar con la agencia para que les cambien el auto o devuelvan su dinero, ya que ninguna de las soluciones que han llevado acabo han cambiado las situaciones. Lo preocupante del asunto, es que ellos siguen pagando un auto que en ningún momento ha estado al cien, por lo tanto, sólo están tirando su dinero. Además, conforme pasa el tiempo se acerca la fecha de vencimiento de la garantía.

Esta compra en lugar de aligerarles la vida, se ha convertido en un verdadero suplicio.  Al comprar un auto nuevo, directo en la agencia, se espera que el vehículo se encuentra en las mejores condiciones y si no fuera el caso, se tiene la certeza que la agencia responderá, es decir, si está en malas condiciones lo cambiarían por otro que si cumpla con lo que ofrecen. Esta es la petición que hacen Cristina y su esposo, una solución bastante lógica, ya que no tendrían por qué quedarse con un auto que ha tenido fallas desde el principio. Pero, la agencia Motores Alemanes de Tlalpan proceden de otro modo.

Seguiremos pendientes de este caso. Considero que antes que entre la Procuraduría Federal de Defensa del Consumidor, la PROFECO, o los propios directivos de Relaciones Públicas de Volkswagen de México , una marca con mucha tradición y prestigio en el país en el que está desde 1962, se hace menester que los propietarios de la agencia autorizada Motores Alemanes de Tlalpan, ya den una respuesta concreta y firme a los clientes afectados, ya que solo están manchando la buena imagen de la marca VW.

Estaremos pendientes y les mantendremos informados a los millones de usuarios de la marca Volkswagen en México.

 

 

 

 

 

Léa también

Alarmante: crece 15.1% importación de vehículos usados de enero a abril

Disminución del 5.8% en créditos para adquirir unidades nuevas *Durante el primer cuatrimestre de este año, …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *