Inversiones de fabricantes a la espera de ratificación de nuevas normas del T-MEC

*Las marcas BMW, Kia, Honda, han sido contundentes al declarar que hasta que no entren en vigor las nuevas normas de regulación, no modificarán sus cadenas de proveeduría, mientras que la INA confía eleven el valor de la producción de partes –que este 2019 se estima en 100 ml mdd– en 10 mil mdd adicionales de firmarse el T-MEC

*Aumentar la regulación de 62.5 a 75 por ciento representaría un importante crecimiento para la industria automotriz de América del Norte, pues los grandes fabricantes de autopartes de todo el mundo realizarán grandes inversiones en nuevos proveedores de piezas originarias de los tres países involucrados

Aldo P. SOBERANES

Ing. Óscar Raúl Albín Santos, presidente de la Industria Nacional de Autopartes, la INA.

Los fabricantes de vehículos y sus proveedores deberán fortalecer sus cadenas productivas mediante inversiones de hasta 500 millones de dólares, con el fin de alcanzar el 75 por ciento de contenido regional en sus modelos que establece el nuevo acuerdo comercial entre Estados Unidos, Canadá y México. Las cifras aún se encuentran bajo evaluación y a la espera de la ratificación por parte de los congresos norteamericanos.

Hasta antes de plantearse la nueva regulación para las autopartes, el TLCAN exigía a los fabricantes que sus vehículos contaran con al menos 62.5 por ciento de piezas fabricadas en los tres países que integran el acuerdo, para que puedan liberarse de impuestos a la hora de exportarlos. Sin embargo, la implementación de nuevas normas supondría un incremento de casi 13 por ciento a partir de 2023 y a su vez una ola de inversiones por parte de las compañías para contar con suficientes piezas de América del Norte.

De acuerdo con Hermann Bohrer, presidente y CEO de BMW Group Planta San Luis Potosí, cerca del 60 por ciento del valor de los autos ya proviene de proveedores de Norteamérica y actualmente se encuentran evaluando qué resulta del nuevo acuerdo comercial, sin dejar de operar con base en las reglas actuales. Estas medidas de la marca alemana son las mismas que actualmente aplica la mayoría de fabricantes, pues mientras los cambios de las normas no entren en vigor, no planean incrementar el porcentaje de piezas de la región en sus modelos.

Asimismo, Guido Vildozo, experto en el tema y analista de la consultora IHS Markit, aseguró que algunos fabricantes, principalmente asiáticos y alemanes se verán en la necesidad de realizar inversiones de entre 300 y 500 millones de dólares para poder subir del 62.5 a 75 por ciento, algo que podría ser “una clara oportunidad para que México atraiga estas inversiones e incrementar la producción de autopartes”.

Estas declaraciones se suman a los cálculos de la Industria Nacional de Autopartes, que anticipa que las cifras sobre el valor de la producción de autopartes que este año es de 100 mil millones de dólares, podría incrementar en 10 mil millones de dólares en caso de concretarse las inversiones.

Cabe señalar que algunos fabricantes ya se han movilizado para encontrar opciones de proveedores en la región con el fin de sustituir lo que actualmente importan en caso de que se modifiquen las reglas de origen, y así lo confirmó Eduardo Núñez, gerente del área Compras de BMW México, luego de firmarse el T-MEC en 2018, cuando señaló que desde entonces ya tenían identificados a los proveedores potenciales en la región y se encontraban contemplando ese tipo de escenarios para localizar más componentes.

Otro fabricante dispuesto a ajustar sus fuentes de abastecimiento para acatar las próximas normas es Kia, pues Horacio Chávez, director general de la marca en nuestro país declaró que “desde que Kia arrancó la planta en México en 2015 ha tenido la postura de incrementar el contenido regional. El T-MEC viene a acelerar esta estrategia y la postura de la empresa es seguir trabajando para cumplir con los requisitos establecidos”.

Del mismo modo, Hiroki Kanaya, vicepresidente ejecutivo de Honda de México, dijo que desde marzo se encuentran evaluando si podrán cumplir con ese 75 por ciento, pero sea cual sea el caso, la firma asiática hará su mejor esfuerzo por lograrlo.

Es importante señalar que aunque las nuevas normas podrían traducirse en un avance para la industria automotriz en Norteamérica y por lo tanto los fabricantes se encuentran comprometidos con este progreso, también han sido contundentes al señalar que no piensan hacer ningún ajuste en sus cadenas de proveeduría hasta que el acuerdo del T-MEC sea ratificado y entre en vigor de manera oficial.

Léa también

Honda CR-V un icono que goza de la preferencia del consumidor mexicano

*El equipo de México Automotriz, tuvo oportunidad de probar este fastuoso modelo, disfrutando de potencia, …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *