INA. Momentos determinantes para México, en seguridad y legalidad

*Óscar Raúl Albín Santos, presidente de la Industria Nacional de Autopartes, sentencia que “con el T-MEC podríamos alcanzar otros 15 mi mdd, pero en un periodo de 3 a 4 años, paulatinamente. También lograremos subir unos 5 mil mdd si la guerra comercial de Estados Unidos continúa alrededor del mundo. Son momentos determinantes entre el T-MEC, la viabilidad financiera, legal y de seguridad que haya en México y las elecciones en la Unión Americana. Todo esto influye, unas para nuestro bien y otra neutral. Pero si el Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá no va, entonces seguiremos igual. Si otro presidente entra a Estados Unidos seguiremos igual, pero si las cosas no mejorar en nuestro país en cuanto a seguridad y legalidad, entonces aunque lo otro suceda, aunque se firme el T-MEC, México no va a crecer y la industria tampoco”

Rogelio ROY OCOTLA

Óscar Raúl Albín Santos, indicó que la industria automotriz en su conjunto, armadoras de vehículos ligeros y pesados y la industria de autopartes, están a la espera de la firma del Tratado México, Estados Unidos y Canadá, T-MEC, para que se detonen importantes inversiones tanto de la industria terminal –BMW, Hyundai y Nissan, entre otras– y en la industria de autopartes, lo que le permitiría al sector avanzar otros 15 mil mdd en su valor de producción para los próximos años, en el que entonces se podrían incluso superar los 100 mil millones de dólares de producción de este año.

“Con el T-MEC podríamos alcanzar otros 15 mi mdd, pero en un periodo de 3 a 4 años, paulatinamente. También lograremos subir unos 5 mil mdd si la guerra comercial de Estados Unidos continúa alrededor del mundo.Son momentos determinantes entre el T-MEC, la viabilidad financiera, legal y de seguridad que haya en México y las elecciones en la Unión Americana. Todo esto infueye, unas para nuestro bin y otra neutral. Pero si el Tratado entre México, Estaos Unidos y Canadá no va, entonces seguiremos igual.Si otro presidente entra a Estados Unidos seguiremos igual, pero si las cosas no mejorar en nuestro país en cuanto a seguridad y legalidad, entonces aunque lo otro suceda, aunque se firme el T-MEC, México no va a crecer y la industria tampoco”, sentencia el presidente de INA.

Óscar Raúl Albín, expuso que hay buenas noticias para industria manufacturera de autopartes en México, con un crecimiento hasta el mes de octubre de 1.5%, y hasta diciembre estamos llegando a los 100 mil mdd de producción.

Agregó que el paro que tuvo la planta de General Motors, –que es el más grande comprador de autopartes en México– ya va recuperando unidades perdidas y aunque no se va a producir en su totalidad lo que dejaron de fabricar, sí se va a recuperar algo de la producción, sobre todo en partes eléctricas, arneses, radios y componentes electrónicos, que es lo que más se produce en el país, siguiendo con transmisiones, embragues, fundas y cubre asientos y asientos automotrices. De los 12 millones de automóviles que se producen en la región NAFTA, los componentes mexicanos se usan en el ensamble de estas unidades, así como las partes del motor y los motores completos.

El experimentado directivo, al hablar de las exportaciones de partes, afirmó que “estamos creciendo al 3% anual y ese es nuestro pronóstico para cuando concluya el 2019, con 68 mil ó 70 mil mdd de producción”.

–¿Óscar, cómo anda la industria de autopartes en el tema del empleo y cómo vamos con relación a otros países competidores?

–“En el empleo nos mantenemos con 864 mil puestos directos hasta agosto, que es la misma tendencia que tuvimos el año pasado, pero si se firma ya el T-MEC en estos días, es claro y notorio que habrá más inversiones en la industria terminal y en autopartes, y con ello traeremos más empleos directos al sector automotor de México”, indica.

Al hablar sobre la industria automotriz a nivel global, el presidente de la INA, citó el ejemplo de la India, que tiene 1,328 millones de habitantes, es decir 10 veces más que México. Y tiene el PIB al doble de nuestro país. Y en el tema de ciudades –que es donde existe mayor necesidad de transporte y movilidad–, la India cuenta con 8 ciudades de más de 5 millones de habitantes, que son grandes consumidoras de autopartes. En México, tenemos 3 ciudades con más de 5 millones de pobladores, CDMX, Guadalajara y Monterrey, y el consumo de autopartes es menor que en la India. En el comparativo con la India en investigación y desarrollo, éste cuenta con 111 ingenieros por cada 100 mil habitantes, y en México tenemos 85, lo que nos indica que podemos competir en el tema de capacidad humana para generar ingeniería y desarrollo tecnológico en México.

Dio a conocer, que la producción en la India de vehículos ligeros es de 5 millones, vehículos de 3 ruedas 1 millón, y de dos ruedas, o sea motocicletas, 24 millones y en cuatriciclos fabrican 125 mil unidades. Exportan 776 mil vehículos, ya que apenas empiezan a exportar, y el resto, sobre 4 millones 250 mil unidades, son para el mercado interno. Ellos están al revés de nosotros, ya que en México se queda 1 millón de unidades y exportamos 4 millones al exterior

En los últimos 8 años la India ha crecido su parque vehícular en más del 40%, eso son en automóviles ligeros, en motocicletas hay 200 millones de motocicletas circulando en la India.

Ya vimos más o menos el tema de autopartes. Como la India está enfocado realmente a su producción interna tiene poca exportación de sus autopartes. Produce 54 mil millones cuando México produce 97 mil, es decir, el 60% de lo que nosotros producimos. Su contribución en el PIB es de 2.3% y el nuestro es de 1.7. Exportan 13 mil mdd nosotros exportamos 70 mil mdd, e importan 15 mil y generan 1.5 millones de empleos. Tienen muchas funciones todavía muy enfocadas a su mercado interno, no vemos aún autopartes hechas en la India en la producción de México.

Y enfático. agrega en su comentario, que “esto es algo muy interesante que me compartió la asociación equivalente a la INA,  de un programa que tiene el gobierno de India para el 2030. Ellos quieren electrificar su parque vehícular y su objetivo es que sus vehículos de tres ruedas para el 2030 sean ciento por ciento eléctricos y fabrican 3 millones. Los camiones de flotilla que producen 4 millones, también sean totalmente eléctricos. Las motocicletas, dentro de las privadas y de las flotillas, estarán produciendo 56 millones de motocicletas, el doble de lo que producen ahora y quieren que el 40% sean eléctricas, y los vehículos de 4 ruedas estarán produciendo entre los 5 y 6 millones y están casi duplicando su producción. Ese es su objetivo y que el 40% sean eléctricos de los privados y de las flotillas como taxis y todo eso sean ciento por ciento eléctricos”.

Respecto a producción y exportaciones, Óscar Albín comentó que “en los últimos 6 u 8 años hemos crecido hasta 34% en el contenido de autopartes mexicanas por vehículo producido en Estados Unidos con casi 5 mil dólares, y antes se incorporaban solo 3,600 dólares por auto. Esto no obedece a que hayamos subido en su participación, sino más bien a que en la Unión Americana los consumidores prefieren sedanes, suv´s y pickups, en lugar de autos pequeños, y eso marca la diferencia en el costo del contenido con partes de mayor valor”.

El reconocido directivo por su probidad, profesionalismo y compromiso  –su experiencia profesional data desde 1982 cuando se inició en la planta en Puebla de Volkswagen, luego en la gerencia de desarrollo de proveedores en Chrysler de México en Lago Alberto, llegando posteriormente a la dirección de compras de Mercedes-Benz en España, y de regreso al país en la dirección de compras del Bancomext, desde donde pasó a la presidencia ejecutiva de la Industria Nacional de Autopartes, una institución con 40 año de prevalencia que representa a los fabricantes de partes y componentes del país, sin importar su nacionalidad, y donde ha reafirmado su compromiso con el sector automotriz de México–, también dio a conocer en la entrevista, que en el mundo de produce 98 millones de vehículos anualmente, y de ésos, México contribuye con el 5%, con 4 millones de unidades. China hace 15 años fabricaba 3 millones de autos y hoy es el mayor productor con 30 millones. México también ha crecido más del 170% en los últimos 15 años. Somos el primer exportador de tractocamiones en el mundo. México es el sexto fabricante global de vehículos ligeros y el 5o. fabricante de autopartes del mundo, después de China, Estados Unidos, Japón y Alemania. Contamos con un parque vehicular de 35 millones de vehículos, que se ha ido modernizando, ya que antes su antigüedad era de 18 años y ahora el parque tiene una longevidad de 15 años en promedio. De éstos, 22 millones se localizan en el centro del país. 7.7 millones en el norte y 7.3 en el sureste. México es líder en la fabricación de autos compactos, y existen 11 vehículos por cada mil habitantes, por lo que su potencial ese tremendo para seguir creciendo en sus ventas al mercado interno en los próximos años, tanto en autos cero kilómetros como en autopartes.

Que México puede atraer más inversiones

a la industria de autopartes: Guido Vildozo

Según cifras del Buró de Censos de Estados Unidos, la nación de las barras y las estrellas registró una importación mexicana de 92,499 mdd de enero a agosto de 2019 en productos automotrices, que engloba a vehículos ligeros, camiones, autobuses y autopartes. En contraste, el país vecino del norte únicamente consiguió exportar 25,835 mdd a México –de estas cifras seguramente proviene el enojo trumpiano y su fobia al Tratado de Libre Comercio aún en vigor mientras su congreso no autorice el T-MEC–, lo que dio lugar al mejor superávit de todos los tiempos, con 66,664 mdd a favor de la industria automotriz en territorio nacional.

Cabe señalar que el superávit automotriz alcanzado en los primeros ocho meses del año significa un incremento del 14.5 por ciento si se compara con el mismo periodo de 2018, esto se traduce en 8,441 mdd más que en el registro de aquel entonces.

Las autopartes fueron pieza fundamental para alcanzar la histórica cifra, ya de los 92,499 mdd, Estados Unidos importó 41,705 mdd en estos productos, el 45.1 por ciento del total, mientras en vehículos ligeros, la importación fue de 25,340 mdd, es decir, el 27.4 por ciento del total. A su vez, México consiguió colocar en su territorio 25,454 mdd en autobuses y camiones, lo que se traduce en el 27.5 por ciento.

Alberto Bustamante, director de comercio exterior y normalización de la INA, declaró que el superávit automotriz alcanzado por México en este periodo fue provocado por la mejora en la economía y poder adquisitivo en Estados Unidos, que cada año solicita más componentes.

De igual forma, el directivo resaltó que las empresas fabricantes de estos productos en México se han enfocado en proveer los segmentos de pickups y suvs, vehículos que se han vuelto sumamente populares en territorio estadounidense. Esto fortalece al mercado de fabricación nacional de México, ya que optan por vender piezas para camionetas en vez de otros vehículos, por lo que se deberá poner más atención al incremento en la venta de este tipo de carrocerías, que entre más grande sea, también aumenta la ganancia de autopartes en México, y de ahí el crecimiento de hasta 5 mil dólares por unidad.

Los fabricantes de vehículos –pero también sus proveedores– deberán fortalecer sus cadenas productivas mediante inversiones de hasta 500 millones de dólares, con el fin de alcanzar el 75 por ciento de contenido regional en sus modelos que establece el nuevo acuerdo comercial T-MEC. Las cifras aún se encuentran bajo evaluación y a la espera de la ratificación por parte de los congresos norteamericanos.

Hasta antes de plantearse la nueva regulación para las autopartes, el TLCAN exigía a los fabricantes que sus vehículos contaran con al menos 62.5 por ciento de piezas fabricadas en los tres países que integran el acuerdo, para que puedan liberarse de impuestos a la hora de exportarlos. Sin embargo, la implementación de nuevas normas supondría un incremento de casi 13 por ciento a partir de 2023 y a su vez una ola de inversiones por parte de las compañías para contar con suficientes piezas de América del Norte.

De acuerdo con Hermann Bohrer, presidente y CEO de BMW Group Planta San Luis Potosí, cerca del 60 por ciento del valor de los autos ya proviene de proveedores de Norteamérica y actualmente se encuentran evaluando qué resulta del nuevo acuerdo comercial, sin dejar de operar con base en las reglas actuales. Estas medidas de la marca alemana son las mismas que actualmente aplica la mayoría de fabricantes, pues mientras los cambios de las normas no entren en vigor, no planean incrementar el porcentaje de piezas de la región en sus modelos.

Asimismo, Guido Vildozo, experto en el tema y analista de la consultora IHS Markit, aseguró que algunos fabricantes, principalmente asiáticos y alemanes se verán en la necesidad de realizar inversiones de entre 300 y 500 millones de dólares para poder subir del 62.5 a 75 por ciento, algo que podría ser “una clara oportunidad para que México atraiga estas inversiones e incrementar la producción de autopartes”.

Estas declaraciones se suman a los cálculos de la Industria Nacional de Autopartes, que anticipa que las cifras sobre el valor de la producción de autopartes que este año es de 100 mil millones de dólares, podría incrementar en 10 mil millones de dólares en caso de concretarse las inversiones.

Cabe señalar que algunos fabricantes ya se han movilizado para encontrar opciones de proveedores en la región con el fin de sustituir lo que actualmente importan en caso de que se modifiquen las reglas de origen, y así lo confirmó Eduardo Núñez, gerente del área Compras de BMW México, luego de firmarse el T-MEC en 2018, cuando señaló que desde entonces ya tenían identificados a los proveedores potenciales en la región y se encontraban contemplando ese tipo de escenarios para localizar más componentes.

Otro fabricante, dispuesto a ajustar sus fuentes de abastecimiento para acatar las próximas normas es Kia, pues Horacio Chávez, director general de la marca en nuestro país declaró que “desde que Kia arrancó la planta en México en 2015 ha tenido la postura de incrementar el contenido regional. El T-MEC viene a acelerar esta estrategia y la postura de la empresa es seguir trabajando para cumplir con los requisitos establecidos”.

Del mismo modo, Hiroki Kanaya, vicepresidente ejecutivo de Honda de México, dijo que desde marzo se encuentran evaluando si podrán cumplir con ese 75 por ciento, pero sea cual sea el caso, la firma asiática hará su mejor esfuerzo por lograrlo.

Es importante señalar que aunque las nuevas normas podrían traducirse en un avance para la industria automotriz en Norteamérica y por lo tanto los fabricantes se encuentran comprometidos con este progreso, también han sido contundentes al señalar que no piensan hacer ningún ajuste en sus cadenas de proveeduría hasta que el acuerdo del T-MEC sea ratificado y entre en vigor de manera oficial.

Léa también

La industria automotriz festeja: el Senado echó abajo definitivamente la regularización de autos ilegales

*AMIA, AMDA, INA, muestras su beneplácito porque la Cámara de Senadores, echó a abajo el …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *